Por un lado, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a cargo de Santiago Nieto Castillo, ha bloqueado cuentas de sospechosos de lavado de dinero por más de 3 mil millones de pesos; por el otro, jueces han ordenado el descongelamiento de las 31 cuentas de los dueños de Grupo Hidrosina y las dos de Ismael Figueroa, el polémico líder sindical de los bomberos en la Ciudad de México, basados en que la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo declaró inconstitucional, a menos que provenga de una orden de un organismo internacional. Ante ello, el partido Morena ya impulsa una iniciativa en el Congreso para permitirlo.