Un trabajador del Registro Civil explicó a la pareja que nombrar a un niño como como un personaje ficticio podría afectar seriamente su futuro al ser víctima de acoso y hostigamiento en la escuela.