Aunque en los últimos años se han aprobado leyes para asegurar la paridad de género en los congresos y en las candidaturas a puestos públicos, dentro de las dependencias aún existen brechas de género y las diferencias se notan tanto en el número de mujeres contratadas frente al número de hombres y en el salario que reciben.