#MezclaDelDía

Crónica

El Tren Maya preocupa porque puede provocar la deforestación de las últimas selvas tropicales de México; modificar los ciclos de las lluvias en zonas donde no hay ríos superficiales; la pérdida de capacidad de recarga de los acuíferos en una región de suelos porosos, y la contaminación del agua por desechos de las nuevas ciudades.


 

SinEmbargo

 

 






 

 

 

 

 

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *